Páginas vistas en total

3/5/17

LEYENDAS MITOLÓGICAS PARTE 2

Hola a todos, hoy os traigo la segunda parte de las leyendas mitológicas que estoy leyendo.
Espero que os gusten.

LA TRAGEDIA DE ANTÍGONA

Antígona era la hija de Edipo y Yocasta y hermana de Ismene, de Etéocles y de Poliníces. Antígona acompañó a su padre cuando este, al descubrir el crimen y el incesto que había cometido, partió hacia el exilio después de arrancarse los ojos. Se refugiaron en Colono, un pueblecillo de Ítaca, donde la muerte trajo finalmente la paz a Edipo. Antígona regresó entonces a Tebas. Etéocles y Polínices, los dos hijos varones del desterrado Edipo, mueren peleando frente a frente en las afueras de Tebas. Etéocles del lado de la ciudad; Polínices del lado de los sitiadores. Creonte, déspota, gobernador y dueño de Tebas, decreta que Etéocles sea enterrado con los honores que correspondían a los héroes que mueren por la patria; y que Polínices, que murió defendiendo el bando de los sitiadores, sea dejado insepulto sobre la tierra, para que, en memoria de su enemistad con los tebanos, se pudra al sol y sea devorado por los buitres. Las tradiciones griegas establecían el deber sagrado de sepultar a los muertos, señalando que en caso contrario el alma del difunto vagaría eternamente sin reposo y nunca podría acceder al reino de las sombras.
Contradiciendo el dictamen del déspota, Antígona, hija también de Edipo, se propone ir por la noche a enterrar a su hermano. Ismene, su hermana, más cobarde, no se atreve a acompañarla. Antígona es sorprendida por los soldados que Creonte ha colocado en el monte para que vigilen el cumplimiento de su decreto: pena de muerte a quien entierre a Polinices. Es llevada ante la presencia del autócrata, quien la increpa por su desobediencia.
Creonte decide llevar a Antígona a una cueva y dejar libre a Ismene, y Antígona, en una cueva, sin comida, decide quitarse la vida, ahorcándose. Pero el hijo de Creonte, prometido de Antígona, tambien decide quitarse la vida cuando ve a Antígona muerta. Creonte decide ir a la cueva para liberar a Antígona y cuando ve a su hijo muerto, lo toma en sus brazos y lo lleva a palacio, pero cuando llega, observa que Polínices también decidió quitarse la vida.

EL LABERINTO DEL MINOTAURO

El minotauro era hijo de Pasifae, esposa del rey Minos de Creta y de un toro blanco enviado por Poseidón, el dios del mar. Minos había ofendido gravemente a Poseidón, quien como venganza hizo que Pasifae se enamorase del animal. Fruto de dicha unión nació el Minotauro, un ser violento, mitad hombre, mitad toro, que se alimentaba de carne humana. Para esconder su vergüenza y proteger a su pueblo, el rey Minos rogó al inventor Dédalo que le construyera un laberinto del que el monstruo nunca pudiera escapar. Cada nueve años, a fin de apaciguarlo, Minos le ofrecía a la bestia siete mujeres y siete niños que imponía como tributo a la ciudad de Atenas.

En una ocasión, Teseo se ofreció voluntario como víctima, con la intención de matar al Minotauro y liberar a Atenas de un cruel destino. Con la ayuda de Adriadna, la hija del rey, que se había enamorado de el, logró su propósito: Adriadna le ofrece a Teseo un ovillo de hilo que le ha dado Dédalo, el arquitecto del laberinto. Habiendo atado uno de sus extremos en la entrada y siguiendo el hilo por los intrincados vericuetos del laberinto, Teseo puede, efectivamente, encontrar la salida.

PERSEO Y LA MIRADA DE MEDUSA

Perseo fue uno de los grandes semidioses de la mitología griega.
Cuando un Oráculo advirtió a Acrisio (Rey de Argos y padre de Dánar) que su nieto lo mataría, encerró a su hija en una torre de bronce para que ella no concibiera con nadie un hijo, sin embargo, Zeus deseaba a Dánae, así que la visitó en forma de lluvia de oro y así la dejo embarazada de Perseo.
Cuando el bebe nació, Acrisio hizo que Dánae y el bebe fueran encerrador en una enorme caja y los arrojó al mar para que muriesen. Zeus, por otra parte, los protegió y los llevó a la Isla de Sérifos, donde Dánae y Perseo fueron acogidos por el Rey Dictis.
Perseo creció junto a su madre y el rey, pero Polidectes se enamoró de Dánae, y planeó deshacerse de Perseo, ya que cuidaba celosamente a su madre. Como motivo para evadirlo, amenazó a su madre, que sería sacrificada si no le traía la cabeza de Medusa, algo imposible para cualquiera, dada la horripilante apariencia de la Gorgona y a su maldición, ya que quien la miraba, se convertía en piedra.
Perseo valientemente comenzó su viaje hacia la morada de las gorgonas. Cuando los dioses se enteraron de su decisión y valentía, decidieron ayudarlo: Atenea le dio su escudo para que pueda evadir directamente la mirada de Medusa; Hades le dio un casco para que pueda ser invisible en el momento adecuado; Hermes le dio unas sandalias con alas para poder volar y moverse ágilmente; las ninfas le dieron un saco especial para poder llevar la cabeza de Medusa; y Hefesto le dio una poderosa espada. Atenea le advirtió que evitase mirar directamente a Medusa, ya que al verla, perecería, que usase el escudo para verla mediante el reflejo y le dijo que buscase a las tres gorgonas brujas, muy al norte de África para que le revelasen la ubicación de Medusa.
Cuando Perseo llegó, les robó su ojo a las brujas y les obligó a decirle el camino para llegar a Medusa. Ellas aceptaron pero el ojo fue arrojado al agua para que no pudiesen advertir a nadie de sus intenciones.
Cuando llegó sigilosamente pudo observar que las otras tres hermanas de Medusa estaban durmiendo. Cuidadosamente Perseo pasó delante de ellas y sin perder de vista a Medusa usó su escudo como espejo. Cuando ya tuvo la oportunidad adecuada, con un movimiento rápido de su espada, cortó la cabeza llena de serpientes de Medusa, la puso en el saco y se encaminó rápidamente hacia su hogar.
En medio de su viaje, Perseo se encontró con el titán ATtlas, a quien se presentó como hijo de Zeus. Perseo no fue bien recibido por él , ya que un oráculo le dijo a Atlas que un hijo de Zeus le robaría las manzanas del jardín de las Hespérides. Así que Atlas adoptó una postura amenazante, pero Perseo rápidamente en su defensa le mostró la cabeza de Medusa y lo convirtió en piedra.
Tras devuelta a su camino, Perseo vio a una bella doncella llamada Andrómeda encadenada a una roca que había en la playa. Ella esperaba su muerte a manos de un terrible monstruo marino ya que su madre Casiopea, había ofendido a los dioses, y de esa manera, lograría perdón. Conmovido por su situación y belleza, Perseo la liberó y convirtió al monstruo en piedra con ayuda de la cabeza de Medusa.
Cuando Perseo regresó a su hogar junto con Andrómeda, su madre no estaba. Había huido, ya que las insinuaciones del rey Polínices eran muy tormentosas y estaba refugiada en el templo de Atenea. Una vez más, Perseo usó la cabeza de Medusa y la sostuvo en el aire para convertir a todos los enemigos de su madre en piedra. Una vez libres de todos ellos y del tirano rey, Perseo entregó la cabeza a Atenea y ella, la montó en su escudo convirtiéndola en su emblema. Se dice que Perseo también devolvió los regalos de los dioses.
Perseo y Andrómeda vivieron en paz y armonía por mucho tiempo y tuvieron muchos hijos. Su único pesar fue que cierto día, mientras tomaba parte en unos juegos atléticos, lanzó un disco que fue muy lejos impulsado por una ráfaga de viento y accidentalmente golpeó y mató a un anciano. Este anciano era Acrisio, el abuelo de Perseo, padre de Dánae. Al final, si se cumplió lo que el oráculo había predicho y que el difunto rey se había esforzado por evitar. Perseo no tenía ningún rencor o deseo de venganza y debido a esta muerte accidental, no quiso seguir gobernando su legítimo reino. Como consecuencia intercambió los reinos con su vecino el rey Argos, y construyó una ciudad poderosa llamada Micenas, en la que vivió largo tiempo con su familia.














4 comentarios:

  1. Hola!

    Conozco las tres y de hecho, la primera tuvo la suerte de verla representada en teatro y la verdad que me gustó mucho, a parte nos regalaron un libro con esta historia. El Laberinto del minotauro es de mis favoritas.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, que envidia, a mi me gustaría ver representaciones de teatro de estas leyendas la verdad :)

      Eliminar
  2. Hola.
    Hace mucho que no leo mitología, es una de mis primeras lecturas siendo adolescente, aún recuerdo mis viajes a la biblioteca para leer todo lo que encontraba de esta temática.

    Besos. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, es que es un tema muy interesante, y hay cosas que parecen totalmente de telenovela :D

      Eliminar

Un blog se alimenta de los comentarios de la gente. Por lo que no seáis tímidos y dejarme vuestra opinión :)